Un grito de opinión (o una pequeña llamada de atención)

domingo, 25 de febrero de 2007

Pensaba que últimamente lo que me pasaba era que me estaba abuelando un poco... que cada vez me daba más perrería salir por la noche para lo que se dice "salir de fiesta", y que últimamente se estaba estaba convirtiendo en salir por la noche a pasar frio, cenar con prisas en casa o gastarme una pasta en cena basura en a saber qué sitio (telepizza, pizzahut, Foster, y derivados), para después reunirnos en un parque, calle o parking a que se emborrache la gente mientras cojo una pulmonía esperando a que el suelo se llene de botellas vacías y el sueño pueda con mis ganas de salir. ¿Y después qué? Terminar en un antro cerrado, lleno de apestoso humo y sudores, con una música cuya letra se resume en "mueve tu culo", "bésame" ó "muérdeme y acuéstate conmigo", "restreguémonos", mas gilipoyeces varias, o letras en ingles machaconas para seguir en ese trance de borrachera o agobio.
"Pero nosotr@s vamos por el ambiente y el buen rollo que hay!" Claro, claro, ese ambiente que siempre es un tumulto en el que no te puedes ni mover, lleno de niñatos (o abuelos, no sé qué es peor) borrachos (o peor), babosos, moscones, graciosillos, cansinos, salidos...; o de niñatas que compiten entre si por enseñar más trozos de carne, y por un trozo de espacio en el que contonearse rodeadas de los niñatos anteriormente descritos; que a su vez compiten entre ellos por tener más ganado a su alrededor, por ser más horteras, y en general por hacer más el capuyo.

Total, que anoche había un buen plan. Y ése plan era ir a un pequeño concierto en homenaje a "Héroes del Silencio", al que fue mucha gente que tenía tanta nostalgia de esa música, esas letras con mensaje, y esas guitarras míticas. Y después salir a tomar algo por el Cedro, no estaba nada mal :)
Peeero, cómo no, a veces ocurre que algunas personas, aunque haya un plan distinto del "fiebre-del sábado-coñazo" de siempre, les nombras "fiesta+botellón" y ya va a ser la bomba, va a ser el desmadre padre, va a ser la fiesta que va a cambiar nuestras vidas. Pues nada, nos olvidamos de todo como quién no quiere la cosa (por ese plan se perdona cualquier cosa), y nos vamos a lo de siempre pero con dos novedades: en vez de acabar en un antro discotequero, la noche transcurrirá en todo momento en la calle, para armar jaleo y joder a los vecinos. Y cambiamos la vestimenta hortera de discoteca sacada de un videoclip de Madonna, por un disfraz (alaaa! qué fuerte, me voy a poner un disfraz!). Todo eso regado de lo de siempre, litros y litros de alcohol, y ya está, será la fiesta de nuestra vida. Al dia siguiente preguntas a quien sea por el mundialmente conocido Carnaval de Benimaclet, "Oye, que yo me lo pasé muy bien" "Anda, y ¿qué había?" "Ambiente, mucho ambiente" (Ambiente: ese que se suele decir cuando hay una horda de gente bebiendo como cosacos). "Ah si?! ¿Y había muchas cosas? ¿Alguna charanga o discomóvil?" "Que va, no había nada, solo gente...". "Am... ¿y qué tal al final? ¿Pasaron muchas cositas?:) " "No... nada en especial, pero yo me lo pasé way. Aunque hablaras con quien hablaras, iba super borracho". Menos mal que no fueron a beber, sino a conocer gente.

0 cosas tenían que decir y han dicho: