...

miércoles, 20 de agosto de 2008

Ninguna de aquellas personas que subieron a ese avión hubiera podido imaginar que avión ni si quiera llegaría a salir del aeropuerto. Si hubieran perdido ese vuelo, como aquella parejita que llegó 3 minutos tarde, si no hubieran subido ahora seguirían viviendo sus vidas, sus sueños, habrían seguido con sus planes, hubieran disfrutado con su familia y amigos...
Ójala ese avión nunca hubiera despegado.

Perdón, no se cómo explicar cómo lo siento; no era éste el post que esperaba escribir hoy.

2 cosas tenían que decir y han dicho:

kiko dijo...

Hola guapa!

yo me enteré ayer por la tarde cuando ibamos camino hacia la playa, muy fuerte, una pena, que muerte más mala, de pensarlo se me ponen los pelos de punta.
Estas cosas a mi me dan muchisimo miedo uff, aun sabiendo que el porcentaje de accidentes de avión es minimo el día que tenga que subirme a un avión me lo pensaré muchisimo.
Bueno guapa un beso enorme!!

Helenatxu dijo...

Gracias Kiko!
Ya no es solo miedo a subirte a un avión, es irte de viaje en coche, bus, barco... incluso andando puede pasarte cualquier desgracia inesperada; a tí o a los que quieres.
Será verdad y habrá que vivir cada momento como si fuera el último día?

Un besillo!